Inflación ingresó al rango meta por primera vez en casi siete años

Por primera vez en casi siete años la inflación ingresó en marzo al rango meta trazado por el gobierno –entre 3% y 7% anual–. La última oportunidad había sido en diciembre de 2010 (6,93%). Contenido por una fuerte baja del dólar en el último año, menores presiones domésticas y una normalización de los precios de los productos de las frutas y verduras, el ritmo de aumento de los precios alcanzó su menor registro desde setiembre de 2010. Entre los analistas consultados por El Observador no hay un consenso claro respecto al plazo por el que la inflación se mantendrá dentro del rango objetivo.

Según los datos divulgados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE), los precios al consumo subieron 0,68% durante el último mes. Eso llevó a que el registro de inflación pasara de 7,1% en los 12 meses finalizados en febrero, a 6,7% en marzo.

Más allá de algún mes puntual de aceleración inflacionaria, los precios vienen moderando su
ritmo de aumento desde que en mayo del año pasado la inflación trepó a 11%. La baja del dólar fue un factor determinante para este proceso. “Es una muy buen noticia porque significa 10 meses consecutivos de baja y porque protege a aquellos que tienen ingreso fijos, ya sean salarios o pasividades”, dijo a El Observador el subsecretario de Economía, Pablo Ferreri.

En mayo del año pasado el dólar subía a una tasa interanual de 15,3% en el promedio de las
operaciones mensuales. Ya en febrero de este año su evolución había cambiado de signo y
caía a una tasa de 10,4% anual. En el último mes esa tendencia se profundizó y la baja
interanual fue de 11,5%.

Esa trayectoria del dólar se refleja en la evolución de los precios de los bienes y servicios transables, que son aquellos que se comercializan con el exterior –se exportan o importan– y por lo tanto, fijan sus precios en moneda extranjera, en competencia con el mercado internacional.

Ese componente de la canasta de consumo pasó de subir 12,1% en los 12 meses finalizados en
mayo del año pasado a 5,2% en el año móvil a febrero y 4,3% a marzo. Pero si bien fue protagonista, el dólar no fue el único responsable de la moderación inflacionaria del
último año. Las presiones domésticas sobre el costo de vida también se vienen moderando,
aunque a un paso más lento. Los bienes y servicios no transables –se producen en Uruguay y solo para el mercado local– pasaron de subir 9% interanual a febrero, a 8,7% en el último mes. En el pico inflacionario de mayo del año pasado, su ritmo de aumento era de 10,2%.

Por su parte, los alimentos sin procesar –carnes y vegetales– también siguen moderando
su ritmo de aumento, luego de que el año pasado alcanzaran niveles particularmente altos en virtud de las dificultades climáticas que dispararon el precio de los productos de huerta. Los alimentos sin procesar pasaron de subir 15% interanual en mayo del año pasado a apenas 1,7% en febrero y 1,5% en el último mes  relevado.

Perspectivas

Para la coordinadora del grupo de análisis macroeconómica del Instituto de Economía, Gabriela Mordecki, es “muy difícil” proyectar por cuánto tiempo se mantendrá la tendencia de inflación dentro de rango meta, pero destacó que es algo que se va a revertir a lo largo del año.

Sus proyecciones ubican a la inflación en un rango de entre 7,5% y 8% para fin de 2017. La
experta indicó que se espera que el dólar comience a aumentar. Además, también incidirán
las decisiones de política monetaria que tome la Reserva Federal de Estados Unidos.

“Se nota que los transables son realmente los que están empujando hacia abajo. En el resto
de los precios ha seguido una evolución bastante similar a la de años anteriores”, señaló.

Por su parte, la economista de Deloitte, Florencia Carriquiry destacó que hace meses se
esperaba que la inflación ingresara dentro del rango meta al iniciar el año tomando en cuenta
que las presiones comenzaron a ceder ya desde 2016.

Según dijo, la mayor incertidumbre pasa por determinar cuán duradero será y en eso será
clave la evolución del tipo de cambio. Las proyecciones que maneja la consultora apuntan
a que aun con un dólar cerca de $ 30 la inflación podría cerrar el año cercana al tope
(7%) pero todavía dentro del rango meta.

En tanto, el economista de CPA Ferrere, Santiago Rego, coincidió en que era de esperar
que la inflación ingresara dentro del rango meta este mes, dado la moderación de las
presiones transables a lo que se agrega este mes algo de moderación en los componentes de
mercado más asociados a la dinámica interna.

De cara a los próximos meses indicó que es de esperar que se siga observando una moderación
de la inflación que la mantendrá dentro del rango meta al menos durante el primer semestre y quizás algunos meses de la segunda parte del año. No obstante, para el segundo semestre se prevé “cierta aceleración” que la llevará a terminar el año por encima de la meta, indicó.

Rego recordó que se espera una mayor depreciación del peso para los próximos meses. A eso se suma algunas presiones internas que podrían darse asociadas a la “reaceleración” de la economía.

Finalmente, el Centro de Investigaciones Económicas (Cinve), indicó en su informe que la probabilidad de terminar el año con la inflación dentro del rango oficial del BCU “es todavía baja” y se ubica en 20%.

 

(…)

Autor: I. Guimaraens
Fuente: El Observador
Imagen: Freeimages.com / Jelmer Rozendal