BCU prevé que la economía continúe con crecimiento moderado

Un informe sobre política monetaria correspondiente al tercer trimestre del año elaborado por el Banco Central (BCU) señala que la demanda externa relevante para la economía uruguaya muestra un dinamismo levemente por encima del que se esperaba en el trimestre anterior, principalmente debido a mejores perspectivas para la región, particularmente Brasil.

El estudio añade que los términos de intercambio experimentarán, en promedio, una mejora durante 2017, para luego experimentar un leve deterioro durante 2018.

El documento explica que desde el punto de vista financiero “se continuará configurando un escenario más auspicioso que lo que se preveía en trimestres anteriores”. De todas formas, señala, en este escenario persisten focos de incertidumbre derivados del contexto político, tanto a nivel global como regional.

Por tanto, en este contexto, el BCU expresa que “se espera que la economía uruguaya continúe creciendo de forma moderada y que la inflación subyacente (headline) continúe cercana al rango meta”. Según el último informe de Cuentas Nacionales, el Producto Interno Bruto (PIB) se expandió 2,8% en el segundo trimestre del año respecto a un año atrás. Además, la inflación de setiembre se ubicó en 6%, dentro del rango meta establecido por la autoridad monetaria de entre 3% y 7%.

El informe divulgado este lunes por el BCU manifiesta que, sin embargo, hay algunos riesgos provenientes tanto de la economía global como de la regional. “Existe la posibilidad de que se implementen una serie de medidas que redunden en menores niveles de crecimiento global y que afecten negativamente las condiciones financieras globales”, establece. Además, agrega que “otro factor de riesgo es la posible agudización de las dificultades de las economías de la región para efectuar los ajustes macroeconómicos necesarios para consolidar su recuperación”.

Por tanto, indica que “si bien la probabilidad de ocurrencia de estos acontecimientos es baja, serán motivo de un monitoreo permanente dados los efectos negativos que generarían sobre el desempeño de la economía en caso de materialización”.

Fuente: El Observador