Seis recomendaciones para contratar mozos para un restaurante

Una vez que ya hemos pensado en todo lo que necesitamos para abrir nuestro nuevo bar o restaurante, cuando ya tenemos el local preparado, llega el momento de iniciar la contratación del personal. Encontrar a los trabajadores idóneos para que te acompañen es fundamental para alcanzar los mejores resultados en un restaurante.

Es un proceso que no resulta nada sencillo y por eso se trata de una de las principales claves para lograr la buena marcha de un establecimiento. De modo que debemos ser extremadamente cuidadosos y metódicos a la hora de escoger el personal que trabajará en el salón del restaurante.

Existen distintos aspectos a considerar cuando se trata de hacer una selección para contratar mozos. De que aciertes o te equivoques con tu decisión dependerá en gran medida el grado de satisfacción o descontento que se llevarán los clientes de tu negocio.

1. Amabilidad y simpatía ante todo

Es fundamental que el personal que va a ponerse de cara al público en tu restaurante sea amable y simpático. Este es un aspecto tan importante como que sepa hacer bien su trabajo, ya que tampoco vamos a querer al mozo más eficiente del mundo si es un borde o no empatiza con la clientela. Como siempre dice el profesor Domènec Biosca haz un “casting de sonrisas”.

2. Haz más de una prueba a los candidatos

Antes de empezar a trabajar, es imprescindible que cada candidato pase más de una prueba con el objetivo de asegurar lo máximo posible la decisión de su contratación.

Puedes, por ejemplo, pedirles que caminen con una bandeja bien cargada entre las mesas o que camine sin más por el local (de esto se pueden extraer muchas conclusiones fijándonos más que nada, en la actitud), ver cómo se desenvuelve detrás de la barra, etc. Su polivalencia debe quedar demostrada al realizar varios tipos de habilidades.

3. Pruébalos contratándolos como si fuera un día extra

Una buena forma de probar al candidato, es darle su primera oportunidad en un día suelto, que por supuesto deberá ser remunerado, y en el que podrás comprobar qué tal se desenvuelve y si responde a tus expectativas.

4. La primera impresión es la que cuenta

En un sector como los restaurantes, donde ofrecemos un servicio cara al público, la imagen es muy importante y la primera impresión también.

De modo que debes escoger un candidato que ya de por sí, te haya causado buena impresión a primera vista y que además, demuestre que puede ser un buen mozo. Recuerda que “no existe una segunda oportunidad para causar una primera buena impresión” y esto en este negocio se cumple.

5. Lo más importante siempre es el servicio y el cliente

El candidato que finalmente elijas para incorporarse a tu plantilla debe tener esta consigna bien clara y ponerla en práctica en todo momento. Es un concepto fundamental para llegar a ser un buen mozo.

6. Mantén el nivel alto de la plantilla

De nada sirve contar con un mozo bueno y tres mediocres, pues los mediocres por ser mayoría irán lastrando el trabajo del mejor, dando como resultado una mediocridad en el nivel general de tu servicio.

Rodéate de mozos de buen nivel y bien formados, que puedan enseñarse los unos a los otros y llegar a formar un gran equipo.

Deberás reflexionar si tu personal cumple con las expectativas y si está desarrollando su trabajo con la excelencia que demandas para tu restaurante.

Recuerda que lo fundamental es que tus clientes se vayan contentos de tu establecimiento para que compartan su experiencia, lo recomienden, pero sobre todo para que vuelvan.

Autor: María Kueppers
Fuente: Diego Coquillat

Imagen: Freeimages.com /Dirk Herrmann

Recent Posts